Red Pier Fest, una ocasión única para ver este año en vivo a The Meows

Las apariciones de The Meows en los escenarios son muy esporádicas. Tanto es así que probablemente la del Red Pier Fest será una de las pocas ocasiones -o tal vez la única- de verles en directo en 2018. El nombre de la banda barcelonesa es la novena que se suma al cartel de la segunda edición del evento, a celebrar entre el 18 y el 20 de mayo en el Moll de Costa de Puerto Azahar del Grao de Castellón. The Meows aportarán una dosis de rock and roll con high energy y un regusto soul a unas actuaciones que ya incluyen a The Limboos, Bala, Capsula, Travellin’ Brothers, Heatwaves, Depressing Claim, Mike Sánchez y Patri & The Greasers.

Jaime Gonzalo dejó escrita esta descripción sobre The Meows en la revista musical ‘Ruta 66’:

‘Cuarentones entrados en patas de gallo, fueron sin género de duda la mejor y más completa banda de rock’n’roll surgida de Barcelona en los 90.  Tras veinte años en activo, el quinteto, decide abandonar en 2013.

La formación actual -que se reunirá para dos conciertos- incluye los miembros fundadores y compositores de todas sus canciones Francis Riera (voz) y Enric Bosser (guitarra). Les acompañan El ex The Del Hoyo Foll (batería) el tercero en antigüedad, seguido por Xavi (Ex-Trons, bajo) y el ex Painkillers/the Growl Javi (guitarra), el más joven de todos. Un equipo de primera división con el que -tras media docena de sencillos, el miniálbum ‘More  & Better’ (2001) y tres LP’s ‘The Meows’ (1999) y “At The Top Of The Bottom” (2005), “All You Can Eat” (2011) todos en No Tomorrow- la banda ha decidido volver a los escenarios de forma esporádica.

Elegancia, estilo y clase son los principales atributos de esa jubilosa fisión de punk rock, R&R, power pop, R&B y soul que los Meows confeccionan con alambicada devoción y acendrado control de calidad, aunque acaso la espontaneidad, esa sensación de que no les cuesta esfuerzo alguno propagar su deportivo entusiasmo, sea también virtud suya a considerar. Todo eso, les convierte en una magnífica excepción” .